Ciudades

Tobatí: La tierra del barro, la madera y los cerros

 
Llegamos a Tobatí, pueblo de amor y ciudad de la cerámica, por si no sabías que significa Tobatí, te lo contamos, el nombre de este distrito deriva del guaraní “toba” que significa “cara”, y del apócope “moroti”, que en la misma lengua significa “blanco”. Los habitantes originarios de estas tierras tenían un aspecto singular, pues como lo describe el nombre, eran de “cara blanca” o los famosos “caras pálidas”.

Otra versión menciona la abundancia en la zona de un material conocido como caolín, de aspecto blanquecino que es utilizado como materia prima para la fabricación de materiales de construcción y la artesanía, con el cual se pintaban los rostros.

En la laboriosa ciudad, tuvimos la dicha de visitar al señor Evelio Esquivel, que se dedica a la elaboración de ladrillos y tejuelones, en el barrio 21 de julio, explicando el proceso que se necesita para obtener el resultado final, nos comentó también que en dicha ciudad cuentan con más de 1200 olerías, “Se trabaja familiar y artesanalmente”.


“Actualmente la mayoría de los tobateños ya cuentan con olerías en sus casas, vienen de todos lados a trabajar, aproximadamente solo contamos con 4 profesionales, la mayoría viene a aprender y así dedicarse también a esto, en Tobatí sobra trabajo, si sabes usar la pala tenes que venir nomas ya”, decía Don Evelio.


Cuando íbamos saliendo de la casa de don Evelio nos encontramos con una planta de naranja, eso es lo lindo del Paraguay, que recorriendo, encontras frutas que no contiene ningún producto, que podés arrancar del árbol y comer.

Lo que no sabíamos; era esta la famosa naranja hái, o no? Bueno, Bicho y Gus valientemente nos mostraron que sí, efectivamente era naranja hái, que, a pesar del sabor amargo, da para preparar un rico y refrescante jugo natural, complementado, si así se quiere, con algún tipo de endulzante.

 

3 razones por las que Justo Páez nunca cambiaría el palo santo

* Es mucho más dura que cualquier otra madera, 5 veces más dura que el cedro.

* Es una madera mucho más cara que cualquier otra.

* Su aroma es característico y único.

 

El Señor Justo Páez, escultor de madera de la ciudad de Tobatí manifestó que la madera que jamás cambiaría es el palo santo por esas únicas y simples razones que se mencionan arriba.

Con ellas fabrican obras que son muy valoradas fuera del país, en su mayoría imágenes religiosas, aunque tampoco está cerrado a un sólo estilo, tiene en su portfolio algunas imágenes del kamasutra, y una de ellas actualmente se exhibe en Miami.

Aproximadamente le lleva entre 3 semanas a un mes para tallar una imagen, dependiendo del tallado. Las imágenes religiosas generalmente son las más básicas, las que más le apasionan, pero también le gusta tallar imágenes de campesinas, chiperas etc.

“Se trabaja lento pero seguro, despacio que estoy apurado, el vaí vaí conmigo no funciona” decía Paéz.

A mucha honra y con mucho orgullo puede afirmar que sus trabajos son buenísimos, y que no sólo lo hace por plata, más bien lo hace por pasión, y es por eso que guarda trabajos que no vendería ni ante alguna necesidad.

“La juventud de Tobatí va a seguir, esto va a perdurar, la cultura va a ir creciendo, son los jóvenes los protagonistas del trabajo realizado para dejar en alto el nombre de su tierra natal, y eso es lo que me llena de mucho orgullo y emoción, que sean ellos quienes sigan trabajando en la construcción y revalorización del país” dijo emocionado Paéz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *