Personas

Ismael Ledesma «La poesía se hace música»

La música nuevamente nos mueve y en esta ocasión nos lleva hasta Ismael Ledesma, gran arpista paraguayo que se encuentra actualmente viviendo en Francia.

Nos comentaba que se inició en la música a la edad de 5 años, eligiendo el arpa desde la primera vez.

Hijo de los artistas Raimundo Ledesma y Luisa Isabel Lucena, Ismael nació en la ciudad de Lambaré el 13 de noviembre de 1962. Su padre fue su primer maestro.

Al terminar sus estudios secundarios fue invitado a Francia por su tío Kike Lucena, músico que ya se encontraba viviendo en París desde los años setenta; y es así como viaja en 1982 y se integra al círculo latino-americano parisino.

“No es fácil ser músico, ser paraguayo e integrarse a otra cultura y a otra sociedad. No fue nada fácil” relataba.

La diferencia con los demás artistas está en que sus creaciones se basan en sus vivencias.

“Mi música definitivamente es ilustrativa porque relata prácticamente mi historia»

«Mi padre era de Sapucái entonces pasé mi infancia y parte de la adolescencia allí.  Lo que siempre recuerdo es la tierra roja de nuestro país. Siempre pienso en mi país y en todos los colores que tenemos” expresó el artista.

“El tren forma parte de mi infancia. Es por eso que compuse varias músicas que hacen evocación a él” comenta acerca del popurrí de músicas que compuso inspirado en la época de los setenta, cuando siendo muy pequeño viajaba en tren con sus padres.

Compartió escenario con varios artistas paraguayos residentes en Francia como Papi Echeverría, Juan Portillo, Lito Benítez, Johnny Cabrera, Pedro Fernández, Alberto Jara y más.

Me formé de una manera muy fuerte. Nací en la precariedad… mis padres nunca lograron obtener ese título de artista”.

Ismael supo fomentar su talento y aunque pasó por muchas necesidades desde pequeño tuvo determinación para avanzar.

“Decidí muchas cosas. Yo decido muchas cosas sobre mi vida, hasta el destino que tengo ahora es algo que yo ya tenía planeado”.

En otro  momento también nos hablaba sobre una de sus creaciones: “Flores de Asunción”, tema compuesto por él e inspirado en el maestro José Asunción Flores a quien respeta y admira muchísimo.

“Ser músico y ser artista es un don, uno no necesita estudiar. Puede que me considere poeta… soy como soy simplemente. Desarrollé lo que sé hacer y escucho lo que dice mi alma y le ordena mi cerebro; entonces lo transformo en música”.

Con la música Ismael trata de ilustrar la vida de la gente, para que no solo lo observen tocar  sino que realmente escuchen.

La música que identifica su vida en sus propias palabras, es la “Balada del Indio”; relato sobre el pequeño indio paraguayo que hace su viaje por este planeta.

“Muchos dicen que mi música tiene un toque de melancolía y nostalgia… los paraguayos somos así. Tenemos prácticamente la misma historia vivida de otra manera, pero todos vivimos cosas similares” comenta.

“Creo que mi música provoca un recuerdo de un momento que evoca el tren. Y eso es lo que quiero despertar en el sentimiento de la gente… invitarles a un mundo paralelo que es muy agradable” finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *