Personas

Ña Digna: La auténtica tejedora del Ao po’i

 
Llegamos a la ciudad de Yataity del Guairá, uno de los distritos del cuarto Departamento de Guairá, a esta localidad se le conoce como cuna de Ao Po’i. Ahí nos encontramos con Liliana Azcurra (Presidenta de la Asociación de Artesanos de Yataity) que nos contó su experiencia:

“Soy la que lleva un poco de todo lo que es nuestra artesanía por el mundo”, dice.

Nos cuenta que es adoptada de la ciudad de Yataity, digamos, porque no nació allí, pero es mimada y malcriada por la gente de la ciudad.

– “Tengo la gracia y la bendición de promover un poco de todo lo que es nuestra artesanía por todo el mundo” nos decía Liliana.

Esto le brindó muchas satisfacciones, a pesar de que no se dedica netamente a lo que es la artesanía – “Yo pienso que la artesanía es algo que uno tiene dentro, yo nací para esto.”

Pero ahora quiero que conozcan a Ña Digna López “ella es la verdadera y la auténtica tejedora de ao po’i, una de las pocas que quedan” dijo Liliana; quien amablemente nos acompañó a la casa de Ña Digna.

Ella es la que hace desde el primer proceso de Ao Po’i, la que saca el granito, digamos la semilla del algodón para producir la verdadera tela, el trabajo de ella es totalmente a mano.

Finalmente llegamos a la casa de Ña Digna, quien nos recibió alegremente y dijo que es una fiel seguidora del programa, que no pierde ni un solo domingo.

Ña Digna ya tiene sus años, 90 para ser exactos pero eso no es ningún obstáculo para que ella siga dedicando su tiempo al auténtico Ao Po’i.

Nos cuenta que le lleva 3 días terminar de producir la tela, mientras otros 8 días en terminar el bordado.

– Desde que tenía 12 años che amba’apoma, ya empezaba a tejer y lo sigo haciendo hasta que Dios diga basta.

– Pero sos toda una señorita…

– Mba’e señorita ve piko, ya che guâiguîma!

A continuación Ña Digna, nos muestra cómo empieza todo el proceso para  producir la tela, y de esta manera seguir manteniendo vigente el Ao po’i.

Se prepara en dos días lo que vendría a ser el hilo, empieza el ñemosusu con el famoso yvyrapa” – Se refiere a ablandar el algodón para que pueda hacer bien el hilo: omosusu la mandyju*

* Omosusu = Suavizar/ablandar.

Después de todo este proceso, Ña Digna se dedica a quitar todas las impurezas del algodón, pero una vez que se empieza a hacer el hilo con el toltero, cambia de color y queda en color crudo.

– ¿Cuántas personas actualmente se dedican a esto o realizan todo este proceso?

– Son cinco las personas, nuestros símbolos son Ña Digna y su hermana, las últimas tejedoras del auténtico Ao po’i, luego tenemos a algunas un poquito más jóvenes pero que no se dedican a realizar toda esta tarea. Cinco personas nada más son las que actualmente se dedican a hacer todo este proceso: Sacar la semilla del algodón, hacer el hilo, pasar al telar y así obtener las camisas, blusas, etc” nos comentaba Liliana.

– «Es un trabajo minucioso y muy delicado» – decía Ña Digna mientras seguía mostrándonos cómo obtener el hilo.

– «Siempre tratamos de traerle a gente extranjera que viene, ya que es algo que nos caracteriza en Yataity y nos llena de mucho orgullo tenerle todavía a Ña Digna, y a otras personas que son parte de la historia de Yataity» – nos comentaba Liliana.

-Nosotros también estamos orgullosos de tenerle a Ña Digna y poder mostrar su trabajo a todo el Paraguay y porque no a todo el mundo,el trabajo de una gran mujer quien empezó a tejer desde los 12 años.

Ña Digna va a seguir tejiendo todavía, ya que no cuenta con ningún problema visual ni auditiva que le impida seguir con esto.

Según Liliana la mayoría de las artesanas de Yataity no solo se dedican a la artesanía, sino también son madres, amas de casa, tienen sus pequeños ganados, sus vacas que ordeñar, sus gallinas y se hacen de tiempo para trabajar.

– “Yo tengo gallinas nomas, no tengo más vacas ni marido” – decía entre risas Ña Digna. Ella tiene un solo hijo, pero vive en Asunción.

Ella nunca tiene problemas, se adapta a cualquier cosa y la verdad que hay que darle su valor, porque a su edad no tiene ningún inconveniente y para nosotros es un orgullo tenerla” – concluía Liliana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *