Ciudades

Santiago, una ciudad que mantiene vigente su tradición

 
“Santiago, es una ciudad que hasta mantiene intacta su cultura y su tradición” – nos comentaba la señora Dolores Cabral – “Somos tradicionalistas por naturaleza y mucho de ello le debemos a los jesuitas, esa cultura quedó impregnada en nuestra cultura”


“Vieron la estructura del pueblo, esto nunca se va a tocar porque la gente cuida con tal celo”


“Santiago” o «Santiago De Las Misiones» fue fundada originalmente a orillas del Río Apa bajo el nombre de «San Ignacio de Caaguazú». Luego fue refundada en 1669 en el lugar que ocupa actualmente con el nombre de «Santiago Apóstol».

Es una antigua reducción jesuítica y aún conserva muchas características coloniales muy bien conservadas como su gran plaza central, la casa de indios y el museo que conserva objetos y piezas de arte colonial. Durante el dominio jesuítico, “Santiago” fue importante por la cantidad de pobladores.

El Timbó; una reliquia para los santiagueños

 

Un día cayó el timbó de la esquina de la plaza, un árbol añoso, que podría haber concursado en el programa de Humberto Rubín ‘Colosos de mi Tierra’ pero no faltaron criaturas cabezudas que prendieron fuego dentro del tronco y se prendió, fueron los vecinos con baldes de agua para apagar el fuego, se salvó el timbó. Luego por segunda vez volvieron a hacer lo mismo, y por tercera vez con bombitas al parecer y entonces se quedó muy hueco, le apuntalaron hasta que un día se derribó como alguien que se desplomaba, un estruendo en el pueblo que todos corrimos y era el timbó que se desplomaba” – nos comentaba Dolores. Habrá caído más de una lágrima ahí.

Los restos del árbol se quedaron en la plaza por un buen tiempo como reliquia hasta que finalmente los kupi’i empezaron a hacer lo suyo. Entonces se tuvo que cortar.

Esta plaza era muy bien arbolada, pero los últimos temporales empezaron a echar los árboles más añosos. Con pena y tristeza le mirában los santiagueños a sus árboles desplomarse.

Pero ahora se está empezando la reforestación, la gente se dispuso a plantar nuevos árboles.

«Un día alguien quiso cortar los pinos que están frente al templo, por poco no le declaramos la guerra, porque aparte de purificar la tierra, nosotros somos celosos de nuestros árboles” decía Dolores.

Paz y belleza

Otra parte importante de la cultura y la tradición de los santiagueños es la Laguna De San Isidro. Es una laguna histórica porque se cuenta que los jesuitas cavaban la tierra para sacar tierra y preparar los adobones, que se empleaban para la construcción de la iglesia, algunos mencionan la existencia de un sótano que va desde la laguna y conduce hasta la puerta del templo, muchos dicen que es sólo leyenda.

Así sumanos a Santiago a las tantas ciudades que tienen también como parte de su historia los famosos túneles, cuya existencia no se han podido corroborar.


“Un señor bastante entrado en edad, que hace poco falleció, Don Nenito Bolla, me decía ‘eso es leyenda’, pero a mí me dijeron que sí existían cuando investigué sobre mi ciudad para la licenciatura de mi tesis, me hablaron del túnel como algo real pero no pudimos corroborar” nos decía Dolores.


Otra cosa destacable de la ciudad de Santiago es que aún conserva dos apellidos indígenas que son: Yapai y Azoya. Según Dolores, los otros apellidos indígenas ya se extinguieron – “Ya fallecieron todas las personas con esos apellidos.”

«Santiago se conformó de la confusión de descendientes extranjeros, especialmente de los uruguayos, brasileños, franceses como los Larré, correntinos en su mayoría entonces hay una confluencia de ascendencia extranjera” – comentaba Dolores – “Nosotros todos somos descendientes de correntinos, por eso nos gusta el chamamé”

En Santiago se escucha y se baila mucho el chamamé.

Como no cuentan con lugares de recreación, los jóvenes se recrean en la plaza o en otras ocasiones en la laguna.

La juventud de Santiago sigue siendo muy sana, no hay mucha contaminación con los vicios aún, hay focos pero no demasiado porque la costumbre de los padres todavía está muy fuerte.

“Que sano es tener una juventud entre una laguna y una plaza” – decía Dolores al contarnos esto.

Manteniendo viva la tradición

La ciudad de Santiago a pesar de ser una pequeña ciudad, tiene una fiesta gigante la cual es conocida como la “Fiesta de la Tradición” en donde asisten más de 15.000 personas anualmente, si bien no cuentan con hospedajes las familias ofrecen posadas a las familias que llegan hasta Santiago para ser partícipes de esta gran fiesta.

“Las familias se quedan en nuestras casas, y los que ya no consiguen un lugar en alguna casa se disponen a dormir en la plaza sobre periódicos, pero así también se redobla la seguridad en la ciudad y son cuidados por Policías» nos decía Dolores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *