Lugares

Tañarandy, la sensación de andar entre estrellas

Nos encontrábamos en territorio santo y Chely Thompson nos comentaba cómo iniciaba toda esta gran fiesta que hoy día es Tañarandy.

Chely Thompson es una de las personas que trabaja muy de cerca con Koki Ruíz, hija de Cecilio Thompson un artista ejemplar de San Ignacio que le dio vida a los cuadros de Tañarandy.

Cecilio Thompson es uno de los artistas que empezó a crear junto con Koki lo que hoy día es Tañarandy. Las pinturas y los carteles de las familias que identifica a cada una de ellas con sus respectivas profesiones, los murales coloridos, así empezaba Tañarandy.

Chely en la actualidad también se dedica a la venta de sus cuadros, es algo que heredó de su padre. Las pinturas cotidianas con estilo naif.


“Empezamos a pintar con mi padre cuando yo era muy niña, y luego de que él falleció empecé a pintar con Koki, él me enseñó las técnicas, las sombras y qué tema pintar”, nos decía Chely.


Los temas de Chely son, la calesita, la fiesta patronal, el trabajo con las multitudes, el rodeo, la fiesta de San Juan. “La procesión fue uno de los primeros cuadros que pinté, el desfile estudiantil que más simplifica a las fiestas patronales”, nos decía.

Chely, nos hablaba un poco más de lo que es Tañarandy, palabra en guaraní que significa Tierra de los Irreductibles.

La semana Santa en Tañarandy tiene su día especial el Viernes Santo, donde los lugareños realizan la procesión nocturna por el Yvaga Rape adornado con antorchas y candiles o velas preparados con cáscara de apepu, grasa vacuna e hilo.

Un lugar en aquel entonces no conocido por nadie, hasta que en 1992 un joven artista plástico lo transformaría en una de las más revolucionarias experiencias que el arte ha provocado hasta ahora en un pueblo del Paraguay.

¿Quién es Koki Ruiz?

Koki Ruíz nace en el año 57 en San Ignacio Misiones donde estuvo por 12 años. Realizó su primaria en el Colegio San Blas de Obligado a quién está inmensamente agradecido por haber desarrollado su creatividad. Luego estudió en el Brasil Arquitectura.

En el año 1992 regresó a Paraguay y en el 98 definitivamente se estableció en San Ignacio siguiendo el proyecto que se llama Tañarandy lo que significa desarrollar una comunidad a través del arte.

“Tañarandy nace exactamente hace 25 años, debajo de esta misma parralera que tiene aproximadamente 60 años (Foto) un lugar de reunión de mi familia, yo de niño me senté mucho debajo de esta parralera con toda la familia. Somos una familia numerosa de 11 hermanos, entre sobrinos y parientes empezamos a hacer una especie de procesión a lo Yma”, nos decía Koki.

 

Una procesión como en la época que eran niños en San Ignacio con las luminarias hechas de cáscaras de apepu, candiles hechos por los mismos integrantes de la familia. La procesión llegó hasta el portón de la casa de Koki Ruíz, participaron algunos vecinos. Así iniciaba Tañarandy con no menos de 60 personas.

Al año siguiente ya todos se encontraban preparados, todos entusiasmados con volver a vivir esa experiencia.


“El jueves había un karu guasu en esa época y luego preparar la procesión del día viernes. Ese viernes del año siguiente vinieron más amigos, parientes y fuimos un poco más de 60”, nos decía Koki.


-Y en ese año ya todo fue mucho más impactante porque agregamos algunos faroles y al tercer año que fue en el año 1994 fuí a buscar a los estacioneros. Llegando a Areguá encontré a 7 personas casi ancianos que estaban cantando en un lugar preparándose para la semana santa y ellos se sorprendieron porque no sabían cuál era el motivo de mi visita, nos comentaba Koki.

Koki Ruíz había ido a proponerles justamente para que fueran a cantar a Tañarandy y de esa forma realizar una procesión con estacioneros.

“Les pregunté porque ya no se vestían como antes, a lo que ellos me responden la semana santa cambió mucho ya no es la misma de antes”. Cuando ellos utilizaban esos vestuarios no había ningún local abierto, cantaban por las calles y la gente iba saliendo a sus encuentros y así acompañarlos a ir de calvario a calvario y sin embargo ahora hasta parece que van escondidos y cantan tímidamente porque la gente se burla de sus vestuarios y faroles, nos decía Koki.

“Entonces les dije que yo tenía un lugar en San Ignacio Misiones donde podrían ir a cantar y preparar las luminarias”

Aquella procesión del año 94 marcó tanto que lógicamente al año siguiente y todos los años fueron creciendo cada vez más.

¿Dónde se suma la comunidad?

Porque en el primer año estaban integrando Tañarandy  solamente familiares en el segundo año familiares y amigos y para el tercer año Koki Ruíz empieza a expandir Tañarandy.

“Para el tercer año las familias de Tañarandy masivamente ya empezaron a participar para ese evento, pero ya desde el primer año ya teníamos algunos vecinos de Tañarandy que fueron los que trabajaron con nosotros para traer el apepú preparar las antorchas y demás cosas”, nos decía Koki.

“Jamás pensé que iba a hacer una cosa de todos los años, ya la gente me avisaba que se estaba preparando para Tañarandy, siempre fue algo que creció de boca en boca”

En el año 2004,diez años después una cantidad de jóvenes de Tañarandy muy entusiasmados por cada que vez que llegaba la semana santa por el fenómeno de esta procesión venían pobladores de Tañarandy que habitan Buenos Aires, Asunción y venían acompañados de sus vecinos de esas ciudades.

 

Cómo llegar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *